Libros


Para hacer recuento de mis lectura del año que acabamos de dejar, hago esta lista, con el fin también de proponerme leer más este año ya que me ha deprimido bastante la escasez de títulos aquí abajo (y creo que no me he dejado ninguno).

La Piedra Lunar” de Wilkie Collins

El Gran Gatsby” de F. Scott Fitzgerald

El Cuento número trece” de Diane Setterfield

La Carretera” de Cormac McCarty

La Hora 25” de Constantin Virgil Gheorghiu.

Sherlock Holmes” (casi todos los relatos) de A. Conan Doyle

La Sanguijuela de mi niña” de Christopher Moore

Un asunto muy sucio” de Christopher Moore

Rebecca” de Daphne du Murier

Dr. Jeckyl y Mr. Hyde” de Robert Louis Stevenson

Firmin” de Sam Savage

Otra vuelta de tuerca” de Henry James

Retorno a Brideshead” de Evelyn Waugh

El Padrino” de Mario Puzo

Miguel Strogoff” de Julio Verne

The Forest of Teeth and Hands” de Carrie Ryan

Wicked: memorias de una bruja mala” de Gregory Maguire

Tom Jones” de Henry Fielding

Relectura de “Dracula” de Bram Stoker

No están ordenados por orden de lectura, si no tal cual me venían a la cabeza, aunque de todos estos, “La Hora 25″ y “El Padrino” han sido mis favoritos. De todas formas, he disfrutado con cada uno de ellos, porque de lo contrario es posible que no los hubiera terminado. Quizás “Firmin“, a pesar de las buenas críticas que leí y recomendaciones, y de lo fino que es, es el que más me costó terminar, y de “La Piedra Lunar” me decepcionó su desenlace.

Pero bueno, otro año que empieza y nuevos libros a la espera de ser leídos. De momento, ya tengo uno entre manos, “La Hojas Caídas” de Wilkie Collins, dos de Eduardo Mendoza esperando y otros tantos que me dejará una amiga. Así que, espero que este año sea más prolífico en lecturas que el anterior.

Anuncios

wiw00


He terminado de leer hace muy poco este libro, cuyas páginas me han tenido enganchada como hacía tiempo que ningún libro conseguía. La trama incluye misterio, conspiraciones, algo de romance, un villano de lo más inteligente y toda una investigación detectivesca para desenmascarar sus fechorías y descubrir sus secretos.

Hay varios narradores en la historia, pero podría decirse que el principal, que es quien va recopilando todos los relatos, es Walter Hartright, un pintor que se traslada a Limmeridge para impartir clases de dibujo a las hermanas Marian y Laura. Son hermanas sólo por parte materna, y Laura Fairlie es la heredera de una gran fortuna. Antes de partir hacia su destino, Walter se encuentra con una misteriosa mujer vestida de blanco, que le habla de la difunta Sra. Fairlie.wiw01

A su llegada a Limmeridge, Walter congenia inmediatamente con sus nuevas alumnas y se enamora de Laura, que para su desgracia ya está prometida a Sir Percival Glyde, un hombre aparentemente sin tacha, que espera hacerse con su fortuna.

La Dama de Blanco va apareciendo esporádicamente en sus vidas, advirtiendo a Laura sobre Sir Percival, e infundiendo la desconfianza en Marian. Pero la peor pesadilla para las dos muchachas aparece en la persona del Conde Fosco, el mejor amigo y consejero de Sir Percival, astuto y maquiavélico, que ayudará a éste a conseguir su propósito.

Cada parte wiw02tiene un narrador, que en primera persona cuenta los hechos que ha vivido o visto desde su propio punto de vista. Se van revelando datos, pistas que envuelven ciertos misterios de la trama, lo que hace que no puedas dejar de leer hasta descubrirlo por completo.

Y al terminar el libro, te asombra lo bien hilvanada que está la historia, sin dejar nada en el tintero, ningún vacío. El autor incluso sabe qué preguntas nos estaremos haciendo, y se molesta en hacérnoslo saber y complacer nuestra curiosidad, para demostrar que no se le ha escapado nada.

Después de leer la última página y tras unos momentos de reflexión, me puse la adaptación de la BBC de 1wiw03997, deseando poder disfrutar viendo en imágenes lo que poco antes había estado imaginando. Pero la experiencia ha sido decepcionante. Quizás si no hubiera leído el libro, me hubiera gustado la película, pero teniendo tan fresca la historia, me ha dolido que la trama haya estado tan simplificada y que hayan cambiado tantas cosas. Incluso me ha dado rabia que al conde Fosco no le hayan dado el protagonismo que se merece.

Me han gustado los tres protagonistas. Este Walter, interpretado por Andrew Lincoln es tal cual me lo imaginaba, y Laura, aunque no es rubia como en el libro, está interpretada por Justine Waddel, a quien le van como anillo al dedo las adaptaciones de clásicos de la literatura. Por último, Tara Fitzgerald aparenta perfectamente la fortaleza de Marian.

El problema está ,supongo, en que es un libro con demasiados detalles para poder prestar atención a todos en una adaptación de tan corta duración. La Dama de Blanco se merece una mini-serie de al menos unos 6 episodios para abarcar toda la riqueza del relato y profundizar bien en los personajes.

51yvpn9xmblEstas navidades mi prima me regaló la tercera parte de la trilogía de aventuras de Gemma Doyle, la protagonista de “La Orden de la Academia Spence” (comentado en el blog, pincha sobre el título si quieres leer la entrada) y “Ángeles Rebeldes” (que se me pasó comentarlo). Habiendo disfrutado tanto con estos dos, esperaba con impaciencia poder leerme el desenlace, “Dulce y Lejano”*, y para alegría mía, comprobé que el grosor del libro era mayor que los anteriores, con lo que tardaría un poquito más en devorarlo.

El libro sigue los pasos de Gemma y sus amigas en la Academia Spence para señoritas, al tiempo que han de lidiar con nuevos problemas, unos derivados de lo que la sociedad espera de ellas, y otros, concernientes a los Reinos y las criaturas que allí habitan, que esperan que Gemma, la dama de la esperanza, comparta su poder.

Uno de los atractivos de esta historia es su ambientación victoriana, retratada muchas veces de forma cruel, pero manteniendo otras el romanticismo de los modales, los bailes y lo prohibido. Los personajes son el otro punto fuerte del libro; Gemma y sus amigas son tan distintas entre ellas que no entiendes por qué son amigas, y a veces, por su carácter llegan incluso a caerte mal, pero para mí esto es positivo porque es más fácil sentirse identificada con la imperfección. Felicity y Pippa en especial son los personajes más inquietantes del libro.

Por otro lado, está el elemento de romance de la historia, representado aquí en Kartik, el guardián indio de Gemma, con quien ella está obsesionada y algunas de sus escenitas juntos pueden incluso hacerte sonrojar. Y por último, no hay que olvidarse del elemento fantástico, el de los Reinos, un lugar mágico en el que cada cual puede ser y hacer lo que quiera, en contraposición con la encorsetada sociedad en la que viven las protagonistas.

He de decir que esta tercera parte no me ha gustado tanto como las anteriores; creo que hay tramas que se han concluido de forma rápida y sin profundizar e incluso me he liado con el tema de la magia y por qué está en manos erróneas. Además, hacia el final (no voy a revelar nada) los buenos son demasiado buenos, en especial Gemma.

Pero en general, he disfrutado mucho, he reído, llorado e incluso me he asustado con las aventuras de las señoritas de la Academia Spence, así que recomiendo estos libros a quienes les gusten el género fantástico y la época victoriana.

Por si a alguien le interesa, estos son los títulos de la trilogía escrita por Libba Bray:

          La Orden de la Academia Spence

          Ángeles Rebeldes

          Dulce y Lejano

Ya lo colgué hace tiempo, pero vuelvo a linkear el tráiler del libro:

* El título está sacado de un poema de W.B. Yeats, “The Rose of Battle”.

Últimamente, lo poco que leo suele ser durante el trayecto en bus a la ciudad, donde siempre llevo un libro para deleite mío y posible arma de defensa ante compañeros de viaje plomizos. Los últimos libros que he leído me han dejado muy buen sabor de boca, deseando muchas veces que la última parada se retrasara un poco más para seguir enfrascada en su lectura. Estos han sido “Tess, la de los d’Urberville” de Thomas Hardy y “Lady Susan” de Jane Austen, al que dedico esta entrada porque me ha sorprendido muy gratamente y me he divertido mucho leyéndolo. Algún día quizás también dedique una entrada a Tess, pues se ha convertido éste en uno de mis libros favoritos.

Lady Susan” es un relato corto epistolar que escribió Jane Austen cuando tenía 20 años (1795) aunque nunca llegó a publicarlo. Fue muchos años después de su muerte cuando vio la luz del día y se trata de una de sus llamadas “obras menores”, signifique esto lo que signifique.

Como es de suponer, el personaje principal es esta Lady Susan, una atractiva viuda de 35 años que sólo piensa en sí misma y en salirse con la suya a través de su hipocresía, maquinaciones y haciendo alarde de sus encantos y elocuencia. Tras un affaire con un hombre casado en la ciudad, decide marcharse a pasar una temporada en el campo en casa de su cuñado, el Sr. Vernon, para acallar las habladurías. Su cuñado es un bonachón que siempre intenta pensar lo mejor de los demás, pero su mujer, la Sra. Vernon, que conoce la reputación de Lady S, no se deja camelar por la falsa simpatía de ésta. El hermano de la Sra. Vernon, Reginald, decide visitarles para conocer a la famosa Lady S, pero con rapidez, él mismo cae bajo el influjo de su belleza, modales y conversación. Por otro lado, tenemos a la hija adolescente de Lady S, Frederica, enviada por su madre a un internado de señoritas y a la que quiere obligar casarse con un joven rico y de buena familia pero necio, al que la pobre niña no soporta.

El relato está creado a base de cartas, las más divertidas, sin dudarlo, son las escritas por Lady Susan a su amiga, la Sra. Johnson, a través de las cuales se expresa tal y como realmente es ella y vemos su verdadera personalidad, detallando sus planes y tejemanejes y soltando cada lindeza que, a pesar de que resulte una mujer detestable, no puedes evitar reírte.

Mi única pega ha sido que se me ha hecho muy corto y me he quedado con ganas de más, porque el librito termina con una conclusión en forma de narración sobre qué fue de los personajes, como si Jane Austen se hubiera cansado de seguir escribiendo a modo de cartas y quisiera acabar deprisa y corriendo la historia.

Pero en general, me ha gustado mucho, y me lo he pasado muy bien leyéndolo. A ver si se deciden a hacer una adaptación al cine, que me extraña que no la haya ya, con semejante personaje como Lady Susan.

Así que si os gusta Jane Austen, no dudéis en leeros Lady Susan y me gustaría dar las gracias a Elizzy por animarme a hacerlo, de lo contrario, aun lo tendría en la estantería acumulando polvo.

FRASES:

LADY SUSAN (a la Sra. Johnson sobre su hija): Algunas madres hubieran insistido en que sus hijas aceptaran tan magnífica oferta en un principio, pero yo no tenía fuerzas para obligar a Frederica a contraer un matrimonio contra el que su corazón se rebelaba; por ese motivo, en lugar de adoptar tan tiránica medida, me propongo simplemente hacerle la vida imposible hasta que, de forma voluntaria, se decida a aceptarlo.

SRA. JOHNSON (a Lady Susan sobre Sir James, pretendiente de Frederica): Lo cierto es que pasamos un rato muy agradable. Sigue tan estúpido como siempre.

LADY SUSAN (a la Sra. Johnson sobre el marido de ésta): ¡qué error cometiste al contraer matrimonio con un hombre de su edad! Suficientemente viejo para ser aburrido, ingobernable y padecer gota; demasiado viejo para ser complaciente, demasiado joven para morir.

LADY SUSAN (a la Sra. Johnson sobre Reginald): No te resultará una compañía aburrida y tienes mi permiso para flirtear con  él cuanto quieras.

LADY SUSAN (a la Sra. Johnson después de que el marido de ésta la prohiba tener amistad con Lady S): … cuando lleguen tiempos mejores, y disfrutes de una independencia como la mía, nuestra intimidad volverá a ser la misma. Esperaré ese momento con impaciencia.

spence.jpgEste libro me llamó la atención después de que lo recomendara mi prima Mai en el foro de Escapestories que frecuentamos. Se trata de una novela de literatura juvenil de género fantástico.

Sinopsis sacada del Círculo de lectores:

La trágica muerte de su madre en extrañas circunstancias lleva a Gemma Doyle a la rígida academia Spence, donde su ingenio le abrirá las puertas de la amistad y sus extrañas visiones, la entrada a otros mundos. Ann, la alumna de beneficencia, sin ningún talento… salvo cuando visita el mundo de Los Reinos. Felicity, líder nata, brillante y arrojada, demasiado ambiciosa para su propio bien. Y Pippa, de sobrecogedora belleza y espíritu romántico que anhela escapar de las prohibiciones de la época y de la boda que su madre le ha concertado. Cuatro chicas ansiosas de libertad van a recuperar la antigua Orden, como ya hicieran otras antes que ellas… con trágicos resultados.

La novela está ambientada en la época victoriana, con sus rígidas costumbres y estrictos códigos de conducta, donde la mujer era un mero ornamento para ser admirado, sin voz ni voto. En la Academia Spence enseñan eso a sus alumnas, las cualidades y nociones necesarias para convertirse en buenas esposas y madres. Pero las protagonistas de esta historia se rebelan por dentro y escapan de sus encorsetadas vidas a un mundo donde pueden ser lo que desean.

El libro está narrado en primera persona del presente, lo cual al principio choca un poco, pero acabas acostumbrándote enseguida, y tiene un poco de todo. Para empezar, hace un retrato bastante creíble aunque sencillo de lo que era la educación en las academias de señoritas; tiene toques de humor, sobretodo en algunas de las conversaciones de la cuadrilla de protagonistas y en los pensamientos de Gemma Doyle, la narradora; se siente el espíritu rebelde y escandalizador para la época en algunas escenas; tiene aventura, algo de romance, y magia.

Para ser sincera, el elemento mágico es lo que menos me ha llamado la atención; no es que no me haya gustado porque creo que es precioso lo que simbolizan los mundos mágicos para unas spence1.jpgchicas que casi han perdido la esperanza para ser felices en su vida. Y además, es uno de los pilares de la historia. Pero prefiero la rebeldía en sí de las chicas, la amistad que crece en ellas, las confesiones que se hacen, el atrevimiento en sus acciones.

Las personalidades de las cuatro protagonistas están muy bien definidas y son totalmente creíbles, aunque las que más destacan son Gemma Doyle, la narradora, y Felicity Worthington, una arpía que llega a caer bien y da algo de miedo.

Este libro es el primero de una trilogía. De hecho, cuando lo sabes y terminas de leerlo, te das cuenta de que no ha sido más que una presentación y que la historia no ha hecho más que comenzar. Yo ya voy a buscar el segundo para leerlo y ver como continúan las aventuras de la Orden.

Al parecer, la escritora ya ha vendido los derechos para realizar una película, que a saber cuándo empiezan a rodarla. Pero creo que podría quedar una peli muy chula, con un reparto bien elegido, porque el libro no es muy largo y adaptarlo resultaría más fácil que por ejemplo cualquier parte de Harry Potter.

Y para terminar, es la primera vez que veo trailers de libros. Aquí os dejo dos. El primero – debe ser un fan trailer – ganó el premio de una editorial americana, y es de la primera parte, que en inglés se titula “A Great and Terrible Beauty” y el segundo, el más currado, es para promocionar la tercera parte de la trilogía (no cuenta nada importante que destroce la historia, así que se puede ver sin miedo).

Este está mejor pero no me deja poner el enlace con pantalla así que dejo el enlace simple:
http://es.youtube.com/watch?v=Ow7FDsYYIbE

Web oficial de la trilogía:
http://www.randomhouse.com/teens/greatbeauty/

 

Libro: The Magic Toyshop
Autora: Angela Carter (autora también de “La Cámara Sangrienta”)
A continuación voy a soltar un tostón. Aviso. Leedlo bajo vuestra propia responsabilidad.

Melanie vive feliz en su mansión de campo junto a sus padres, su hermano, Jonathon, su hermana de cinco años, Victoria, y la Sra. Rundle, la nodriza. No le falta de nada y vive, como quien dice, entre algodones. La historia empieza en el verano que Melanie cumple quince años y “descubre que estaba hecha de carne y sangre”. Con sus padres de viaje en América, aburrida y ociosa, una noche acude al dormitorio de sus padres y se prueba el traje de novia de su madre. Juguetea con él en el jardín, como cualquier jovencita soñadora y con historias románticas en la cabeza haría, hasta que la puerta de la casa se cierra dejándola sola a la intemperie. Así que ha de trepar hasta su habitación por el árbol del jardín, manchando y destrozando el traje. A la mañana siguiente, recibe la noticia de la muerte de sus padres en un accidente. Los tres hermanos marchan a Londres, donde vivirán con el hermano de su madre, el tío Philip, al que no conocen. Tío Philip es el dueño de una juguetería en los suburbios de la ciudad, en la que él mismo crea artesanalmente juguetes de todo tipo. Pero a él no le gustan los niños, es huraño, desagradable, siniestro, misógino, y está obsesionado con su trabajo y en los teatros de marionetas, donde exhibe sus muñecos para propio deleite y no de los demás. En la casa viven además tía Margaret, la mujer de tío Philip, muda desde el día en que se casó, y sus hermanos, Francis y Finn. Los tres son irlandeses y Melanie intuye que tía Margaret se casó para darles a sus hermanos pequeños un hogar y una vida mejor. Sin embargo, el trato que reciben de tío Philip no muy grato, sobretodo en lo que se refiere a Finn, a quien da fuertes palizas cuando éste le provoca, que suele ser a menudo y a conciencia. Los tres hermanos sueñan en el día en que se librarán del tío, pero mientras tanto aprovechan sus ausencias para divertirse a su manera: Francis toca el violín; Margaret, la flauta, y Finn baila. La primera noche que Melanie pasa en la casa, los espía por el ojo de la cerradura y queda asombrada.
La vida en su nuevo hogar no podría ser más distinto al que Melanie estaba acostumbrada. Privada de agua caliente, y otros “lujos” ve con tristeza como su futuro parece cada vez más incierto y sus sueños se van desmoronando. Ella ayuda a tía Margaret en la tienda, su hermano ayuda a tío Philip en el taller del sótano, y la pequeña Victoria se habitúa rápidamente a los cambios. Sin desearlo, Melanie y Finn van acercándose, a pesar de que él no es la clase de hombre con el que habría soñado. Sucio, destartalado, con una ligera bizquera, y una sonrisa burlona, él le enseña lugares donde huir de las preocupaciones del mundo y aprende que el amor no es como lo pintan en las revistas de moda.
Pero un día tío Philip anuncia que Melanie habrá de actuar junto con sus marionetas en el teatro del sótano, una experiencia horrible pues allí revive la joven sus temores. ¿Podrán algún día huir de tío Philip y de su despótico feudo?
Como es normal es las novelas de Angela Carter, se utiliza la historia para relatar parejo a ella el tránsito de una joven de la infancia a la edad adulta, haciendo uso de elementos de cuentos infantiles, en atmósferas asfixiantes. Aquí consigue un relato interesante, con sus puntos flacos claro está, pero sobretodo crea unos personajes entrañables, como son los tres hermanos irlandeses, y en especial, el joven Finn. El punto flaco radica en que los elementos oscuros y que tendrían que dar terror (a los personajes al menos) no son tan terribles, y es aquí donde los teatrillos de marionetas de tío Philip se quedan algo patéticos, al igual que el tío Philip, que no llega a resultar tan terrorífico como desearíamos para explicar el miedo que todos le tienen.
La historia no parece algo novedoso: niños huérfanos, tíos tiránicos… pero hay algo que le da a ésta un aire diferente; tal vez sea el hecho de que no está ambientada en otra época, sino en el Londres actual, al menos actual al año en que se publicó (1967), y que a pesar de su aureola de cuento infantil, está escrito en un lenguaje muy adulto y sin tapujos. He leído por ahí que toca temas muy freudianos y tal. Bueno, no entiendo mucho de psicología, pero el caso es que el libro me encantó, puedes imaginar perfectamente el interior de la casa de tío Philip, cada habitación, todo, te sumerge de lleno en la historia y te deja con ganas de más.
Gracias a internet me he enterado que hay una película basada en el libro, con guión de la propia autora, pero al ser una peli ochentera y bastante desconocida no está editada (la carátula es horrible, ver a la derecha). Me encantaría verla algún día, aunque me daría terror ver a unos personajes tan bien descritos en el libro estropeados por una mala elección de casting. Bueno, a ver si la cuelga en el emule algún alma caritativa británica.

Habían venido a Londres y comido pastel de conejo y la jornada había terminado indebidamente con música y baile. Finn bailaba con su ropa manchada y Francie tocaba el violín como el mismísimo diablo y la tía muda tocaba la flauta envuelta en su capa de pelo llameante. ¿O lo había soñado? Y en ese caso, ¿por qué? Y si no lo había soñado, ¿cómo habría vuelto a su cama? ¿La habría traído Finn? Se imaginó apretada contra el pecho flaco de Finn, vestida con un triste pijama de franela, informe como un cojín con una peluca oscura. Finn parecía un sátiro. Tal vez tenía las piernas peludas bajo los gastados pantalones, ásperas patas de cabra con bonitas pezuñas hendidas. Sólo que era demasiado sucio; probablemente los sátiros se bañaban a menudo en los torrentes de las montañas.

Tío Philip nunca hablaba con su mujer, excepto para ladrarle alguna orden. Le había regalado un collar que la sofocaba. Golpeaba a su hermano menor. Helaba el aire que respiraba. Su mirada inexpresiva y su presencia abrumadora a la cabecera de la mesa quitaban el sabor a los excelentes platos que ella cocinaba. Suprimía la idea de la risa. Melanie tomó partido la noche en que creyó que había visto una mano: empezó a odiar a Tío Philip.

Por cierto, Demon, no te lo vas a creer, ya he terminado “Eragon”. Puedes cantar el Aleluya si quieres jeje.

Se me ha ocurrido actualizar con uno de mis libros favoritos, Cumbres Borrascosas, porque pensando en mi estado de ánimo y en lo que me apetecía escribir me ha venido esta historia a la mente, pero no tanto por el tono romántico de la misma sino por lo oscuro y gótico de la atmósfera que la envuelve.
El Señor Earnshaw regresa a Cumbres Borrascosas de un viaje a Londres trayendo en su regazo a un niño mugriento, Heathcliff, que decide criar como un hijo, aunque tanto su esposa como su hijo mayor, Hindley, lo detestan. Pero Catherine Earnshaw ve en el niño un compañero de juegos y travesuras y con el tiempo se hacen inseparables, naciendo entre ellos un vínculo que va más allá de la amistad, el amor y el odio, y que con los años se vuelve destructivo. Cuando el Señor Earnshaw muere, Hindley echa a Heathcliff de la casa y le hace dormir en los establos como un sirviente. Aun así, la relación entre el muchacho y Catherine continúa, siendo ambos rebeldes, e indomables. Pero un día, entra en escena el joven Eduard Linton, de la Granja de los Tordos, que representa un futuro acomodado en el lugar más parecido al Paraíso que Catherine podría imaginar, así que ésta no rechaza sus atenciones, ante la mirada posesiva y celosa de Heathcliff.
La historia de Cumbres Borrascosas abarca dos generaciones, cuyo nexo es ese personaje oscuro y misterioso, Heathcliff, del que no se sabe su procedencia, pero cuyo odio, venganza, violencia y resentimiento ocupan toda la novela. Catherine, a su vez, no es una santa sino que es egoísta, y es la víctima de sus propias acciones, de las que culpa a Heathcliff para hacerle sufrir.
La novela no fue muy bien acogida en el momento de su publicación, en 1847, al contrario que Jane Eyre, escrita por Charlotte Brönte, hermana de Emily. Algunos escépticos incluso sostenían que la autora no había sido Emily sino Patrick Branwell, el hermano de las Brönte, al pensar que ninguna mujer con una vida como la suya pudiera haber escrito una historia tan pasional y violenta de sentimientos. Con el tiempo, Cumbres Borrascosas se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa, la única novela de Emily Brönte, que además es una de las poetisas con más talento de su época.
Hay varias adaptaciones al cine de la obra; yo he visto tres y ninguna me convence, aunque la más fiel – ya que las otras abarcan solo medio libro – es una con Juliette Binoche y Ralph Fiennes de 1992, de la que destaca sobretodo una joya de banda sonora compuesta por Ryuichi Sakamoto. La adaptación más famosa creo que es la de los años 30, con Lawrence Olivier como Heathcliff, pero a mí no me acabó de convencer, y debo decir que mi Heathcliff favorito por el momento es Timoty Dalton en una versión de 1970, y eso que a mí este actor nunca me ha gustado, quizás por lo de 007.
En fin, que es un libro que recomiendo a todo el mundo. Es una gran historia de amor y odio, pero sin sentimentalismos o ñoñerías, y con un cierto elemento mágico. Según H.P. Lovecraft, Cumbres Borrascosas es una historia “totalmente aparte como novela y como obra literaria de terror, con sus enloquecidos paisajes -los páramos desolados de Yorkshire- y las vidas atormentadas y violentas que en ellos se desarrollan. El misterioso terror de Emily Brönte no es un mero eco gótico, sino la tensa expresión del estremecimiento del hombre ante lo desconocido.”

FRASES:
– Yo sería muy desgraciada si estuviera en el cielo, Nelly.
– Porque no es usted digna de ir a él – respondí. – Todos los pecadores serían muy desgraciados en el cielo.
– No es por esa razón. Una vez soñé que estaba en el cielo. […] que yo notaba que aquello no era mi casa, que se me partía el corazón de tanto llorar por volver a la tierra, y que, al fin, los ángeles se enfadaron tanto, que me echaron fuera. Fui a caer en medio de la maleza, en lo más alto de Cumbres Borrascosas, y me desperté llorando de alegría. Ahora, con esa explicación, podrás comprender mi secreto. Tanto interés tengo en casarme con Eduard Linton como en ir al cielo, y si mi malvado hermano no hubiera tratado tan mal al pobre Heathcliff, yo no habría pensado nunca en ello. Para mí sería una humillación casarme con Heathcliff, pero él nunca llegará a saber cuánto le quiero, y no porque sea guapo, sino porque hay más de mí en él que en mí misma. No sé de qué estarán hechas nuestras almas, pero sea de lo que sea, la suya es igual a la mía, y en cambio la de Eduard es tan diferente como el relámpago lo es de la luz de la luna, o el hielo del fuego.

****

Mi amor por Linton es como el follaje del bosque. Bien sé que cambiará con el tiempo, al igual que el invierno transforma los árboles. Mi amor por Heathcliff se asemeja a las rocas inmutables de debajo de la tierra: manantial de escasa alegría, aparentemente, pero necesario. ¡Nelly, yo soy Heathcliff! Lo tengo constantemente en mi pensamiento; no como una cosa agradable – tampoco yo me agrado siempre a mí misma – sino como mi propio ser.

****

Heathcliff, ¿es un ser humano? Y si lo es, ¿está loco? ¿O es un demonio?

****
El cuadro que ambos representaban era singular y terrible. Catherine podía, en verdad, considerar que el cielo sería su destierro para ella, a no ser que su mal carácter quedara sepultado con su carne perecedera. En sus pálidas mejillas, sus labios exangües y sus brillantes ojos, se pintaba una expresión rencorosa. Apretaba entre sus crispados dedos un mechón del cabello de Heathcliff, que había arrancado al aferrarle. Él, por su parte, la había cogido ahora por el brazo, y de tal manera la oprimía, que, cuando la soltó, distinguí cuatro amoratadas huellas en los brazos de Catherine.
– Sin duda estás poseída por el demonio – dijo él con ferocidad.[…] ¿No basta a tu diabólico egoísmo el pesar que, cuando tú descanses en paz, yo me retorceré entre las torturas del infierno?

______

Video con la canción “Wutheing Heights” de Kate Bush e imágenes de la película del 92:

Página siguiente »