True Grit o Valor de Ley es un western dirigido por los hermanos Coen, que recuerda un poco a las películas de vaqueros de antaño, por su temática y por el lenguaje que usa, pero con el toque actual.

El padre de Matti Ross (Hailee Steinfeld), una niña de de 14 años, es asesinado en Fort Smith por el cobarde Tom Chaney (Josh Brolin). La niña se encarga de arreglar el traslado de su padre a su pueblo y de los negocios pendientes en Fort Smith. Sabiendo que nadie hará justicia a su padre, contrata a un retirado Sheriff, Rooster Cogburn (Jeff Bridges), alcohólico y buen tirador, para dar caza a Chaney por territorio indio antes de que un Ranger de Texas, LaBoeuf(Matt Damon), lo atrape para cobrar la recompensa por otro asesinato.

La historia puede que sea típica de las películas de este género, pero creo que su punto fuerte son los personajes y los actores que los interpretan, además de los diálogos a veces ácidos y salpicados de humor. La relación entre Matti y Cogburn es curiosa porque son muy distintos pero les une el valor y el sentido de la justicia (propio de la época). A ellos, se les une LaBoeuf, cuyo carácter choca con los otros dos, y viceversa.

Todos los actores, incluso los secundarios, están perfectos, pero el trío protagonista me ha encantado, con su actuación, caracterización, la buena química que hay entre ellos, y deseas que la película no termine donde termina para saber más sobre sus personajes.

En definitiva, la película me ha gustado mucho y me sorprende que no haya sido nominada a los Globos de Oro. A ver si le toca alguna nominación a los Oscar, aunque quizás ser el remake de un western de los 60 (con John Wayne como Rooster Cogburn) pueda perjudicarla en este aspecto. Pero tampoco importa mucho.

FRASES:

MATTI: Uno debe pagar por todo en este mundo, de una manera u otra. No hay nada gratis. Excepto la gracia de Dios.

LABOEUF: Dispensas muy poca dulzura con tus ponencias. Cuando te estaba observando pasó por mi pensamiento robarte un beso… aunque seas muy joven, enferma… y poco atractiva para empezar. Pero ahora tengo en mente darte cinco o seis azotes con mi cinturón.
MATTI: Lo uno sería tan desagradable como lo otro. Si mojas el peine quizás podrías domar ese remolino.

COGBURN: (Tras fallar en darle al blanco) Ese chino me está vendiendo balas baratas otra vez.
LABOEUF: Creí que dirías que te daba el sol en los ojos. Es decir, en “el” ojo.