p_the_magic_toyshopHace casi dos años escribía una entrada sobre uno de mis libros favoritos, La Juguetería Mágica, de Angela Carter, del que sabía que había una adaptación televisiva imposible de conseguir. Bueno, pues al final, de imposible nada, y después de años preguntando en todo tipo de tiendas de cine y buscando por páginas webs raritas, la he encontrado, y con gran temor, me he atrevido a verla. Si dijera que me ha gustado, mentiría, pero si dijera que no me ha gustado, también mentiría.  Por un lado, los protagonistas no me han convencido, pero por otro lado, tiene algunas escenas muy originales que le dan un toque mágico que el libro no tenía (pese a llamarse “La Juguetería Mágica”, no es un libro de fantasía de magos y brujas ni nada por el estilo).

La historia trata de tres hermanos, Melanie, Jonathon y Victoria que tras la muerte de sus padres se van a vivir a las afueras de Londres con su tío Philip, al que no conocen. Éste está casado con Margaret, una irlandesa muda, que se trajo a sus hermanos Francis y Finn con ella al casarse. Tío Philip posee una tienda de juguetes fabricados por él y le gusta hacer representaciones de marionetas ante su “familia”. Pero el hombre es un tirano, severo y odioso, que trata mal a todos los que lo rodean. Melanie tendrá que superar la muerte de sus padres en ese extraño ambiente, como observadora y partícipe de nuevos acontecimientos.vlcsnap-00001

Según tengo entendido la película no llegó a estrenarse en cines, al menos no en gran escala, y simplemente, pasó por televisión para suerte de aquellos que vivieron en la Inglaterra de los 80. El guión es de la propia Angela Carter, pero no tiene tanta sustancia como el de “En Compañía de Lobos“. La estética, obviamente, es claramente ochentera, lo que no sólo se aprecia en el color si no también en los efectos especiales, y la música en ocasiones parece imitar la inquietante partitura que George Fenton hizo para la mencionada “En Cía de Lobos”.

Lo que mávlcsnap-00002s me ha gustado han sido los decorados, la casa de tío Philip es tal cual me la imaginaba mientras leía el libro, incluso la cocina y el teatrillo de marionetas. También están bien las escenas sacadas de la imaginación de los personajes, como el ensayo de la obrita de teatro, aunque en algunas insertaban una cancioncilla infantil que sobraba.

Por lo demás, lo dicho, los protagonistas no me han gustado (el actor que interpreta a Finn es clavado a Fernando Tejero pero en pelirrojo), y es un pelín lenta. Ojalá hicieran una nueva adaptación del libro aunque es difícil hoy en día captar una atmósfera inquietante como hacían en los 80, con su efectos especiales hechos manualmente y trucajes, que aunque pueden parecer cutres ahora, le dan una textura auténtica que aun no ha conseguido la era digital.