51yvpn9xmblEstas navidades mi prima me regaló la tercera parte de la trilogía de aventuras de Gemma Doyle, la protagonista de “La Orden de la Academia Spence” (comentado en el blog, pincha sobre el título si quieres leer la entrada) y “Ángeles Rebeldes” (que se me pasó comentarlo). Habiendo disfrutado tanto con estos dos, esperaba con impaciencia poder leerme el desenlace, “Dulce y Lejano”*, y para alegría mía, comprobé que el grosor del libro era mayor que los anteriores, con lo que tardaría un poquito más en devorarlo.

El libro sigue los pasos de Gemma y sus amigas en la Academia Spence para señoritas, al tiempo que han de lidiar con nuevos problemas, unos derivados de lo que la sociedad espera de ellas, y otros, concernientes a los Reinos y las criaturas que allí habitan, que esperan que Gemma, la dama de la esperanza, comparta su poder.

Uno de los atractivos de esta historia es su ambientación victoriana, retratada muchas veces de forma cruel, pero manteniendo otras el romanticismo de los modales, los bailes y lo prohibido. Los personajes son el otro punto fuerte del libro; Gemma y sus amigas son tan distintas entre ellas que no entiendes por qué son amigas, y a veces, por su carácter llegan incluso a caerte mal, pero para mí esto es positivo porque es más fácil sentirse identificada con la imperfección. Felicity y Pippa en especial son los personajes más inquietantes del libro.

Por otro lado, está el elemento de romance de la historia, representado aquí en Kartik, el guardián indio de Gemma, con quien ella está obsesionada y algunas de sus escenitas juntos pueden incluso hacerte sonrojar. Y por último, no hay que olvidarse del elemento fantástico, el de los Reinos, un lugar mágico en el que cada cual puede ser y hacer lo que quiera, en contraposición con la encorsetada sociedad en la que viven las protagonistas.

He de decir que esta tercera parte no me ha gustado tanto como las anteriores; creo que hay tramas que se han concluido de forma rápida y sin profundizar e incluso me he liado con el tema de la magia y por qué está en manos erróneas. Además, hacia el final (no voy a revelar nada) los buenos son demasiado buenos, en especial Gemma.

Pero en general, he disfrutado mucho, he reído, llorado e incluso me he asustado con las aventuras de las señoritas de la Academia Spence, así que recomiendo estos libros a quienes les gusten el género fantástico y la época victoriana.

Por si a alguien le interesa, estos son los títulos de la trilogía escrita por Libba Bray:

          La Orden de la Academia Spence

          Ángeles Rebeldes

          Dulce y Lejano

Ya lo colgué hace tiempo, pero vuelvo a linkear el tráiler del libro:

* El título está sacado de un poema de W.B. Yeats, “The Rose of Battle”.