Ha perdido la lucha contra el cáncer, pero se ganó durante su vida los corazones de millones de personas por su labor artística y humanitaria.

Los ojos más hermosos del cine se han cerrado para siempre, pero ha dejado impresa su huella en la Historia del Celuloide con mayúsculas.

Adiós Paul Newman. Descansa en paz.