Vuelve, vuelve a mí. 

Hace casi dos años, realizaba una entrada de decepción sobre la nueva adaptación de Orgullo y Prejuicio, dirigida por Joe Wright y protexpiacion01.pngagonizada por Keira Knightley. Director y actriz se han vuelto a juntar en esta nueva producción, en la que además aparecen James McAvoy (que últimamente no para), Saoirse Ronan, Romola Garai y Vanessa Redgrave (estas tres interpretan al mismo personaje en tres etapas distintas de su vida). Y he salido encantada del cine. “Expiación” está basada en una novela de Ian McEwan del mismo nombre (“Atonement” en inglés), que cuenta la historia de dos amantes separados por una mentira en el escenario de la Segunda Guerra Mundial.

Durante un caluroso día de verano de 1935, en la mansión de campo de los Tallis, Cecilia, la hija mayor, y Robb009.jpgie, el inteligente hijo del ama de llaves, descubren la pasión que sienten el uno por el otro, al tiempo que Briony Tallis, la pequeña de la familia y aspirante a escritora, es testigo de este amor en ciernes pero malinterpretando todo cuanto observa entre los dos amantes, forjándose una idea errónea de Robbie. Después de haberse cometido un crimen en la mansión, Briony no duda en culpar a Robbie y su testimonio firme aunque falso, separa a la joven pareja.

La estructura del libro es algo compleja, sobretodo para una adaptación cinematográfica, ya qexpiacion02.pngue ciertos sucesos de la historia, sobretodo en la primera mitad de la misma, están narrados desde los diferentes puntos de vista de cada personaje, con una psicología bien desarrollada y descripción de sensaciones y sentimientos muy precisa y auténtica. La película logra el efecto de los puntos de vista donde es más importante para la historia, y aunque la psicología de los personajes es más difícil de llevar a la práctica en cine, los actores, sobretodo James McAvoy y Saoirse Ronan logran definir bastante bien a sus personajes; en cuanto a Keira Knightley, el director crea al personaje gracias a los silencios y a su dirección de movimientos más que a su talento interpretativo, que no dudo que posea, solo que aquí, si no queda eclipsado por el de su co-protagonista se debe a que la cámara la adora y Joe Wright sabe sacar lo mejor de ella.

Pero lo que me ha dejado maravillada de la película ha sido todo lo referente a los apartados técnicos, como dirección 075.jpgartística, fotografía, música, montaje, movimientos de cámara. Todo está milimétricamente cuidado para que cada plano sea una delicia para los sentidos, al menos los que entran dentro del disfrute de una peli. Hay ciertas escenas en las que el montaje y la música parecen tener una compenetración única, especialmente las escenas con Briony; hacia mitad de la película se desarrolla un plano secuencia desolador de unos cuatro minutos, para mostrarnos a las tropas británicas en la playa de Dunquerke esperando su evacuación, que te quita el hipo. Todo acompañado de la estupenda banda sonora de Dario Marianelli (también responsable de la bso de Orgullo y Prejuicio) que, por ejemplo, consigue transformar en música el sonido de las teclas de una máquina de escribir de forma magistral.

Si mi queja con Orgullo y Prejuicio era que Joe Wright se había centrado más en la forma que en el fondo, con “Expiación” expiacion03.pngno tengo queja alguna ni con la forma ni con el fondo, ya que me parece que ha conseguido una hermosísima adaptación de la novela, si bien la resolución del final es totalmente distinta. Mi única pega es resultado del doblaje, al no subtitular el contenido de cierta carta si no que ésta es leída en voz alta, cosa que en la V.O. no ocurre, resultando cómica la mención de la palabra de la discordia contenida en ella. Quien vea la película sabrá a qué me refiero.

expiacion04.png

Os dejo el trailer en español

Una muestra de la banda sonora (contiene los temas “Briony”, “Two figures by a fountain” y “Elegy for Dunkirk”) con imágenes promocionales de la película.

Y por último, el plano secuencia de Dunquerke, por si hay curiosidad: