Ahora no recuerdo por qué, hace muchos, muchos años, le pedí a mi madre que me comprara la banda sonora de Jesucristo Superstar. Por más que busco el motivo no lo encuentro. Puede que fuera por algún cd de recopilación de canciones en la que habría alguna de este musical que me llamaría la atención. El caso es que desde entonces – ya hará unos 10 años, si no más – lo he escuchado cientos de veces y lo he defendido siempre a capa y espada. Pero nunca había visto la película y era una espinita que tenía. Hace unas semanas, la echaron por la tele e intenté verla, pero estaba tan cansada que me dormía; me iba despertando cantando las canciones, pero me volvía a dormir (es lo que tiene ser una mujer trabajadora jaja). Pero este viernes la volví a pillar por la tele, esta vez a una hora más razonable, y por fin pude verla entera. ¿Qué puedo decir? Me encantó aunque no lo esperaba, pues no sabía si el planteamiento de la película iba a gustarme. Pero me emocioné, principalmente por la música y como la interpretan los actores.Le robo el argumento a la web del plus.
Un grupo de jóvenes, con aspecto hippie, llega en un autobús al lugar don
de van a representar los últimos días de la vida de Jesucristo. Inmediatamente, comienzan a cambiarse de ropa para la representación. A partir de ahí, se cuenta la historia a través de los ojos de Judas. Éste manifiesta su percepción de que los seguidores de Jesús se han vuelto fanáticos, ungiéndolo como un dios y convirtiendo sus palabras en profecías. Se representan diferentes episodios: con los apóstoles, con los sacerdotes, con los romanos, con los leprosos, en el templo convertido en mercado donde no faltan las prostitutas, las pipas de marihuana, la venta ilegal de armas, las postales típicas… Después del episodio del templo, cuando Jesús pierde el control ante los mercaderes y destroza los tenderetes, Judas, decepcionado, está más que convencido de que el nazareno no es más que un hombre y piensa que, por la reacción que genera ante la masa que lo proclama salvador, se ha vuelto peligroso, por lo que debe ser detenido. Por esto, acude a los sacerdotes, que piensan como él, y les da toda la información que necesitan para detener a Jesús. Después de conducir a los soldados al huerto de Getsemaní, y ver el desarrollo de los acontecimientos, Judas se da cuenta de que ha sido sólo un instrumento de Dios para hacer cumplir el destino de Jesús. Furioso porque el nazareno será recordado como una “superestrella”, Judas se suicida. Jesús, tras ser detenido, es juzgado y condenado a morir crucificado. Una vez muerto Jesús, y sin que veamos su resurrección, finaliza la representación de cómo fueron sus últimos días. Todos vuelven al autobús para cambiarse y emprender el viaje de vuelta, pero falta un actor, el que hacía de Jesús no está entre ellos.La música está compuesta por Andrew Lloyd Webber (El Fantasma de la Ópera, Evita, Cats…) y la letra está escrita por Tim Rice (que ha escrito algunas de las canciones más famosas de Disney), y el resultado es una obra poderosa, con gran emoción y fuerza en sus canciones. El musical se terminó en 1971, y se grabó primero en un album antes de llevar a cabo su representación en teatro. En el album conceptual, el papel de Jesús era interpretado por Ian Gilliam, cantante de Deep Purple, pero cuando en el 73 Norman Jewinson (director, entre otras, de “El violinista en el Tejado”) le propuso repetir para la película, éste prefirió irse de gira con su banda, y fue sustituido por Ted Needley. Carl Anderson interpreta a Judas, e Yvonne Elliman a Maria Magdalena, ambos repetían sus roles del teatro.El musical, desde su aparició n como album, cosechó un gran éxito entre el público, y la película fue un hit en su tiempo, vendiendo un gran número de copias de la banda sonora. Pero como era de esperar, también recibió críticas, sobretodo de grupos conservadores católicos, que ponían el grito en el cielo por la forma en la que se presentaban los últimos días de la vida de Jesús, y por mostrar solamente su faceta humana y no divina. Y aunque sea verdad, esto es un acierto, porque permite que el musical llegue a más personas, es decir, que no hace falta ser católico o creyente para disfrutar de él.Tanto Judas como Jesús están fantásticos en sus papeles, interpretando sus canciones de forma desgarradora y llegan a poner los pelos de punta. El duelo interpretativo de ambos en la escena de la Última Cena es genial; la famosa canción Getsemaní, en la que Jesús pregunta al cielo por qué ha de morir y grita desesperado, es sobrecogedora; sin contar la de “Jesus Christ Superstar” interpretada por Judas y su coro de féminas, que es de lo más subrrealista y vibrante.
La puesta en escena de las canciones y de toda la película en general, es muy original. Se rodó íntegramente en Israel, y no se usan decorados, sino que las propias ruinas de templos, anfiteatros y los desiertos sirven de escenario para una historia que mezcla un tiempo histórico con el actual de la época en que se rodó. Jesús viste con
su túnica blanca, pero el resto de personajes no renuncian a su vestuario hippie, y los pantalones de campana se ven por todas partes. Los soldados romanos, unos llevan cascos y lanzas, pero otros portan metralletas. Herodes lleva gafas y atuendo de playboy, y mientras canta su séquito “palacial” baila estilo años 20. Vamos, que todos esto hace que no te deje indiferente, para bien o para mal. En mi caso, ha sido para bien. Si no, no estaría ahora escribiendo esto.El musical se ha seguido representando en los teatros, y en el año 2000 se rodó otra versión cinematográfica, pero con un aspecto mucho más teatral, ya que parece que los escenarios son los propios del treatro, y eso sí, los actores son los mismos que en ese momento estaban representando la obra en Broadway. El montaje se adapta a la actualidad, y si en los 70, vestían como hippies, en esta nueva representación, llevan pantalones anchos y chupas de cuero, demostrando que el musical es tan actual ahora como lo era antes. Aunque personalmente prefiero la versión de los 70, ¿acaso no se dice que Jesús fue el primer hippie de la Historia, jeje?Yo ya me he quitado mi espinita, y ahora solo me queda clavárosla a vosotros.

VIDEOS (todos subtitulados):
Getsemaní (impresonante)

Could we start again, please? (El actor del pelo rizado rubio hace de Pedro, y ironía de la vida, buscando información sobre él, resulta que después de esta peli, se pasó al cine porno)

Jesus Christ Superstar

Y si hay curiosidad, la promo de 30 segundos del Musical de Broadway.
http://www.youtube.com/watch?v=wnFAEWlXI4s