No se me ocurría de qué actualizar el blog. He visto unas cuantas películas últimamente y me han gustado, pero no me llama hablar de ellas en el blog, no sé por qué. Así que se me ha ocurrido que esta nueva entrada fuera de una película que vi hace muchos años, de hecho la vi cuando la estrenaron en el cine. Fui a verla con mi madre y mi hermano mayor – antes de que se casara – y ni sabíamos de qué trataba. A los tres nos gustó mucho, al menos eso recuerdo.En 1838, una joven suiza, Elizabeth, acepta ser la madre de alquiler de un terrateniente inglés, con el fin de pagar las cuantiosas deudas de su padre. A lo largo de las tres noches que pasan juntos en un apartado hotelito marítimo empiezan a sentir algo el uno por el otro, pero al final del tercer día se separan. Nueve meses después, ella da a luz a una niña, y una matrona se lleva al bebé de su lado, pues un trato es un trato. Pero Elizabeth no puede olvidarse de la criatura, y siete años después, tras una larga búsqueda, acaba siendo contratada como institutriz en la mansión del Sr. Godwin, que no es otro que el desconocido terrateniente, con lo cual tendrá que enseñar a su propia hija, Louisa, que resulta ser una niña mimada y rebelde.La película es sencilla y bonita, con unos actores que cumplen y una historia que engancha con toques románticos. Siempre que una película trata de una institutriz, me viene a la mente Jane Eyre, y aunque esta película no tiene nada que ver con aquella, si que tiene ciertas similitudes, aparte de la profesión de la protagonista; pero por otro lado, es muy muy distinta, en cuanto a la forma de ser de la heroína y su forma de comportarse. Para empezar, Jane no haría de madre de alquiler jeje. En cuanto a algunos aspectos de la historia, se nota que no está basada en ningún libro de un escritor/a del XIX, sino que es fruto de una mente del siglo XX, así que tenemos escenas de sexo, algún diálogo sobre sexo. En fin, cosillas que te descolocan al ver una peli de época. Pero por otro lado, hay escenas muy emotivas y de fuerza dramática, unido a la excelente fotografía y algunos decorados que son preciosos, como la casita en medio del lago, hace que la película valga la pena.
Vamos, que para pasar un buen rato, es muy recomendable.

FRASES:
ELIZABETH: ¿Sabes algo sobre la luz del fuego?
LOUISA: ¿Qué pasa con ella?
ELIZABETH: Tiene algo de mágica. La luz del fuego hace que el tiempo se detenga. Cuando apagas las lámparas y te sientas al resplandor de la luz del fuego ya no existen las normas. Puedes hacer lo que quieras, decir lo que quieras, ser lo quieras. Y cuando las lámparas se encienden de nuevo, el tiempo empieza de nuevo y todo lo que dijiste o hiciste queda olvidado. Más que olvidado; nunca ocurrió.

LOUISA: ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada! ¡Criada!
ELIZABETH: ¡No soy una criada! Soy una prisionera. Como lo serás tú cuando crezcas. Cuando seas mayor de edad te cerrarán las puertas del mundo, ¡porque eres una mujer!. Si te casas, todo lo que poseas pasará a ser propiedad de tu marido; si no te casas, se te negará cualquier profesión excepto una. Una profesión que implica una vida de soledad y humillación. ¡Te encerrarán, Louisa! Pero hay algo que no podrán encerrar, no podrán encerrar tu mente, y por eso quiero que aprendas a leer. Quiero que vivas tu propia vida.

No he encontrado ningún video ni trailer, snif snif