El otro día me regalaron, entre otras cosas el DVD de West Side Story, y echando un vistazo a los contenidos extras, y a partes de la película (canciones sobretodo), me he dado cuenta de lo mucho que me gustan los musicales. No es ninguna sorpresa para quien me conozca; un anzuelo para hacerme ver una película es decirme que tiene algún número musical, entonces seguro que le echo un vistazo. Si el cine ya te hace evadirte de la realidad, para mí una película musical lo hace el doble, sobretodo aquellas que me gustan mucho; me quedo emparrada y sin darme cuenta se me dibuja una sonrisa tonta en la cara. Pero no me gustan todos los musicales; puede sonar algo raro, pero las películas de Fred Astaire nunca me han llegado, y eso que el hombre bailaba de maravilla, pero a mí me tiene que transmitir más, y como actor no era ningún as. Sobre el otro “rey” del baile en los 50, Gene Kelly, soy más benévola, simplemente porque “Cantando bajo la lluvia” es mi película favorita de todos los tiempos, junto con otra no musical, que ahora no viene al caso. El papel de Don Lockwood le venía como anillo al dedo; en otros papeles ya no me ha gustado, no le encuentro natural al actuar, pero bailando era un prodigio.
Pues bien, el tema de mi actualización de hoy es “mis películas musicales favoritas”. No he visto todos los musicales que hay, así que la lista es totalmente subjetiva. Intentaré ser breve.
Empezaré por la que considero una obra maestra (aunque no la única):

CANTANDO BAJO LA LLUVIA (1952)

Don Lockwood y Lina Lamont son las dos estrellas de moda del cine mudo que, por su química, siempre hacen películas juntos aunque él a ella no la soporta. El cine sonoro es el futuro, así que tanto los estudios como sus actores se preparan para adaptarse a las nuevas tecnologías; lo malo es que Lina, a parte de tonta, tiene una voz estridente y horrible, y a ambos les cuesta cambiar sus técnicas interpretativas que ya no quedan bien con la llegada del sonido. En la vida de Don aparece Kathy Seldem, una aspirante actriz, de la que se enamora, justo en el momento en que su carrera cinematográfica está al borde del fracaso. Se trata de cine dentro del cine, con los problemas técnicos que realmente se sufrían en la época del cambio del cine mudo al sonoro, y con las situaciones cómicas que generaban. Todo aderezado con unas canciones muy animadas; algunas pueden parecer largas (a mí solo 1 y no es el ballet), muy bien coreografiadas, y unos diálogos divertidísimos. Las escenas del rodaje, y del pre-estreno son la monda. Y como no, cuenta con el número musical más famoso de todos los tiempos, el que da título a la película, que simboliza con toda la alegría y energía del mundo lo que es estar enamorado. Un 10 sobre 10.
Estoy deseando comprarme el DVD de dos discos, el CD ya lo tengo en mi poder desde hace tiempo, con canciones inéditas y una explicación detallada del proceso de creación de la película. Para ser un guión original, y encima una película musical, les salió redondo.
Como curiosidad, la prota de la peli, Debbie Reynold, que contaba solo 19 años cuando rodó la película, es la madre en la vida real de la Princesa Leia, es decir, de Carrie Fisher.

FRASES:

KATHY: No voy mucho al cine. Cuando has visto una película, las has visto todas… Oh, no se ofenda. El cine es bastante entretenido para la mayoría, pero los personajes de la pantalla no me impresionan. Es decir, no hablan. No actúan. Solo hacen mimo…

R.F: ¡Será sensacional! “Lamont y Lockwood: ¡hablan!”
LINA: ¡Pues claro que hablamos! ¿No lo hace todo el mundo?

LINA: ¿Qué se creen que soy? ¿Tonta o algo? Pues… por algo soy más famosa que… que Cristóbal y Colón… ¡Los dos juntos!

ESPECTADOR: ¿Han pagado a alguien por escribir este guión?

ROD: Lina, usted es una mujer hermosa. Los espectadores creen que su voz también lo es. El estudio deber evitar que sus estrellas hagan el ridículo a cualquier precio.
COSMO: Nadie tiene tanto dinero.

[Después de una demostración de una película sonora]
R. F.: ¿Qué opinas de esto, Dexter?
ROSCO: No tendrá futuro
COSMO: Lo mismo dijeron del coche sin caballos.

WEST SIDE STORY (1961)

Esta versión musical de Romeo y Julieta es otra obra maestra del cine. A los que no les guste el género, puede que les resulte difícil de ver e incluso algo cómica, pues prácticamente toda la película está coreografiada, incluso las peleas.
La clásica historia shakesperiana se traslada al Nueva York de finales de los 50, en la lucha de dos bandas: los Jets, norteamericanos y los Sharks (o Tiburones), que son inmigrantes puerto-riqueños. Tony, antiguo integrante de los Jets, ahora reformado, se enamora en un baile de María, la hermana de Bernardo, el jefe de los Sharks. Esperando que su amor sobrepase las barreras del racismo y la intolerancia, lo que provoca en realidad es una excusa perfecta para que las dos bandas vuelvan a las peleas para reclamar su dominio sobre las calles.
¿Por dónde empezar? En primer lugar, las música, compuesta por Leonard Bernstein, es memorable, y todas las canciones sin excepción son preciosas. Los números musicales
se basan en la danza contemporánea, con lo que se desmarcan de las antiguas coreografías que habían dominado hasta entonces en Hollywood. A través del baile se manifiestan toda clase de sentimientos, desde, por supuesto el amor, hasta euforia, violencia, tragedia, rabia, humor… pues los personajes se expresan muchas veces con el baile, por ello para algunos espectadores la película puede no gustar.
Los decorados y el juego de luces le dan una atmósfera única. Y por último, me había propuesto ser breve, la película consigue un excelente resultado al contar un drama a través del género musical, con tal intensidad, que algunas escenas te ponen la piel de gallina.
A destacar la actuación de Rita Moreno como Anita, el personaje con más gancho de la historia, que aun siendo secundaria, roba todas las escenas en las que aparece.


FRASES:

TONY: No me confundirás con otro.
MARIA: No. Sé que eres tú.
TONY: ¿O creerás que nos hemos visto antes?
MARIA: No. Sé que nunca nos hemos visto.
TONY: Lo presentía. Sabía que algo maravilloso tenía que ocurrir, y ha ocurrido… más maravilloso de lo que soñé.
MARIA: Tengo las manos frías (se cogen de las manos). Las tuyas también. (le toca el rostro) Qué mejilla tan tibia.
TONY (toca el rostro de María): Qué hermosa.
MARIA: ¿Hermosa?
TONY: Tanto que cuesta creerlo. ¿No estarás bromeando?
MARIA: Aun no he aprendido a bromear con esto. Y creo que nunca lo haré.

ANITA: Aquí las chicas pueden divertirse. Ella está en Norte América ahora.
BERNARDO: Puerto Rico está en Norte América ahora.
ANITA: A veces no sé qué es más cerrado, si tu acento o tú.

ANITA: Ella sólo bailaba.
BERNARDO: Con un norteamericano. En realidad, un polaco.
ANITA (en tono burlón): Emigrante, como tú.

DOC: ¿Es que nunca seréis razonables? Hacéis de este mundo una basura.
ACCION: No lo hemos hecho nosotros.

HAIR (1979)

Mi tercer musical favorito es éste protagonizado por hippies, y dirigido por Milos Forman. Estamos en los 60, y Claude, un joven de pueblo, se marcha a Nueva York para alistarse en el ejército y servir a su país en Vietnam. En Central Park, conoce a un grupo de hippies, liderados por el carismático Berger, con quienes convive durante unos días siendo testigo de la filosofía hippie del amor libre, la no-violencia, y las drogas alucinógenas, todos ellos contrarios a la guerra. Sus nuevos amigos le ayudan a conocer a Sheila, una chica de la alta sociedad, de la que se ha prendado, lo que les conllevará algunos problemas.
En su tiempo, cuando se representó en teatro (a finales de los 60), no en cine, fue bastante controvertido. Hoy en día, la película no escandalizará a nadie, aunque nunca se sabe, hay algún que otro número bastante rallante, por el efecto del ácido en los personajes. Cuando lo vi por primera vez sólo conocía la canción de “Aquarius”, que por cierto, en la película es la primera y el número es de lo mejor de la peli. Pero prácticamente todas las canciones son muy buenas, igual que
los números, aunque llaman más la atención aquellos en los que participan muchos extras, como el ya mencionado de “Aquarius”, “Ain’t got no” (canción ahora famosa por un anuncio), “I got live”, “Hair”. Algunos números son muy divertidos, y otros más sicodélicos, y místicos. Algunas canciones contienen mensajes de denuncia contra el racismo y la guerra, y otras simplemente son reflejo de esa cultura hippie, bastante idealizada, todo hay que decirlo.
Aunque a primera vista parece que la película sea todo “viva la vida”, no impide que se pueda soltar alguna lagrimilla (ejem).
Por cierto, el hippie protagonista es Treat Williams, que encandila de veras. Quien lo ha visto y quien lo ve; hace poco creo que hacía de protagonista en la serie Everwood.


FRASES:

PSICOANALISTA: ¿Y los hombres?
WOOF: ¿Qué quiere decir?
PSICOANALISTA: ¿Siente atracción sexual hacia los hombres?
WOOD: ¿Se refiere a si soy homosexual o algo así?
PSICOANALISTA: Si.
WOOD: Bueno, no echaría a Mick Jagger de mi cama, pero no, no soy homosexual.

HIPPY: ¡La llamada a reclutamiento es de gente blanca enviado a gente negra a luchar contra gente amarilla para defender la tierra que les robaron a la gente roja!

GIGI (1958)

Paris, 1900. Gigi es una adolescente que vive con su abuela de forma más o menos humilde. Mantienen una amistad con Gaston, un hombre de la alta sociedad aburrido de su entorno y de su placentera vida, que se divierte más con ellas que en cualquier fiesta de altos vuelos. La tía abuela de Gigi, que fue una gran cortesana en sus tiempos mozos, le da clases de etiqueta cada semana, con miras a que el futuro de Gigi sea el mismo que el de ella. Cuando las atenciones de Gaston hacia Gigi se hacen más evidentes, todas se ponen en marcha para hacer que él sea el “protector” de la joven.

En cierta manera es un musical atípico, porque no hay números de baile ni coreografías espectaculares. Dicho así, parece que la película vaya a ser aburrida, pero las letras de las canciones son tan divertidas, la música es tan buena, y la puesta en escena de las escenas musicales tan elegante, que no importa. Aquí los actores simplemente cantan como parte del guión, así que el baile no es necesario. La película en general es muy divertida; los decorados están muy trabajados, y la iluminación es perfecta en cada escena (como en el número de “Gigi” por ejemplo).
El musical está basado en una obra de la escritora francesa, Colette, que me resulta imposible de conseguir aquí. Debe ser muy interesante leerlo, pues no será tan sutil como la película respecto al tema de las cortesanas de lujo.

FRASES:

HONORE: Buenas tardes. Como veréis, esta encantadora ciudad es Paris, y este encantador parque es por supuesto el Bois de Boulogne. ¿Quién soy yo? Bien, permitidme que me presente: Soy Honore Lachaulle. Nacido: en Paris. Cuando: (se ríe) recientemente no. Estamos en 1900, así que dejémoslo en que no fue en este siglo. Posición: Confortable. Profesión: Amante, y coleccionista de cosas hermosas. Pero no antigüedades, sino cosas más jóvenes. (mira pasar a un par de ancianas) Si, definitivamente más jóvenes. ¿Casado? ¿Para qué?

HONORE: Esta historia trata de una niña. Podría ser cualquiera de esta niñas que aquí juegan. Pero no. Se trata de una en particular. Su nombre es Gigi.

TÍA ALICIA: Los malos modales en la mesa, querida Gigi, han roto más hogares que la infidelidad.

TÍA ALICIA: No tenemos prohibido el matrimonio, pero en lugar de casarnos al principio, ocurre que a veces nos casamos al final.

HONORE: Te voy a explicar lo de la villa azul, Mamita. Estaba tan enamorado de ti que quería casarme contigo. Si, es verdad. Estaba empezando a pensar en el matrimonio. Imagínate: ¡Matrimonio, yo! Oh no, estaba realmente desesperado. Tenía que hacer algo, y lo que hice fue lo de la soprano.
MADAME ALVAREZ (irónicamente): Gracias, Honore. Esa ha sido la más encantadora excusa por infidelidad que he oído nunca.

TIA ALICIA: Liane d’Exelmans ha cometido suicidio… otra vez.

(después de una lección sobre selección de puros y reconocimiento de joyas)
TIA ALICIA: El amor, querida Gigi, es un objeto de belleza como una obra de arte, y como obra de arte es creado por artistas. Cuanto más grande el artista más grande es el arte. ¿Y qué crea un artista?
GIGI: ¿Puros y joyas?
TIA ALICIA: Gigi, eres de otro planeta.