Me encanta esta imagen de promoción de la película, parece un cuadro.
¿Quién no ha imaginado nunca de niño poder acceder a un mundo mágico, donde se reconoce a los malos por sus claras y perversas intenciones, y donde los buenos se convierten en héroes? ¿Donde existen jarabes que curan heridas mortales, y donde los muertos resucitan? ¿Quién no se ha imaginado nunca vivir en un mundo totalmente distinto al nuestro, con las suficientes similitudes como para poder desenvolverse en él? Un mundo donde los animales hablan, y donde conviven criaturas fascinantes; Un mundo en el que reinar, porque nosotros somos los que gobernamos nuestras fantasías; un mundo en eterno peligro para sentir que podemos salvarlo, hasta que nos olvidamos de su existencia. Un mundo en definitiva fruto de nuestra imaginación infantil.
La añoranza de esas fantasías de la infancia, y por lo tanto, también de esa tierna edad, es lo que evoca esta película, aunque se hace un poco larga y lenta en algunas escenas. Parece que le falta algo, pero no sé muy bien qué es.He encontrado navegando la dedicatoria del libro, escrita por C.S. Lewis a Lucy Barfield:


Querida Lucy,
He escrito este cuento para ti, pero cuando lo empecé, no me había dado cuenta de que las niñas crecen más rápido que los libros. Como resultado tú ya eres demasiado mayor para los cuentos de hadas, y para cuando éste sea impreso y encuadernado tú aún serás mayor todavía. Pero algún día serás lo bastante mayor para empezar a leer de nuevo cuentos de hadas. Entonces podrás recuperarlo de algún estante alto. Desempólvalo, y dime lo que piensas de él. Probablemente estaré demasiado sordo para oírte, y demasiado viejo para entender cualquier cosa que digas, pero seguiré estando.
Tu padrino que te quiere,

C.S. Lewis