“Es una verdad universalmente reconocida que un hombre soltero en posesión de una buena fortuna debe estar en busca de esposa.”

 

Los Bennet son un matrimonio de clase social media-baja con 5 hijas en edad casadera. Puesto que al ser mujeres ninguna de ellas heredará, es importante casarlas, y según la Señora Bennet, cuanto más rico sea el partido elegido mejor. El Señor Bingley, un joven y simpático caballero adinerado, se muda al vecindario, junto con su hermana, una arrogante snob, y con su amigo, el Señor Darcy, otro rico caballero, de aspecto orgulloso y menos afable. Durante un baile de presentación, Bingley empieza a sentirse atraído por la mayor de las hermanas Bennet, Jane, la belleza del condado, buena y bastante tímida, y parece que el afecto es mutuo. Sin embargo, al mismo tiempo, entre el Señor Darcy y la segunda de los Bennet, Elizabeth, empieza una relación poco amistosa, basada en el orgullo y los prejuicios de ambos, que se convierte en el centro de la historia.Como todo el mundo sabe a estas alturas, la película está basada en la novela de Jane Austen del mismo nombre, un divertidísimo libro lleno de personajes caricaturizados y diálogos ingeniosos. Para mi gusto, es la mejor de las novelas de la autora, que se llevó a pantalla de forma increíble en 1995 en una mini-serie de 6 episodios de la BBC, con Colin Firth y Jennifer Ehle en los papeles protagonistas. Desde entonces, Mister Darcy (dejémosle el título en inglés que queda mejor) es y siempre será Colin Firth (o viceversa). Tal es la identificación que se le ha hecho con el personaje que retomó en cierta manera el papel en el “Diario de Britget Jones”, haciendo un guiño al libro, en el cual Britget y sus amigas estaban enganchadas a la susodicha serie y en especial a Colin.
En fin… el caso es que al ir al cine a ver esta nueva adaptación, intenté de
jarme los prejuicios (nunca mejor dicho) en casa, ya que sabía que nada podría superar esa magistral serie. Y en eso tenía razón. Y a pesar de entrar con la mente abierta, predispuesta a que me guste por flojilla que fuera, no lo he conseguido, y he salido con una gran decepción. No me arrepiento de haberme gastado el dinero en la película; tiene muchas cosas buenas, como es la ambientación, los paisajes y la fotografía, etc. El primer baile, por ejemplo, es de lo mejor del metraje; incluso mejor – me atrevería a decir – que en la serie, realmente puedes sentir el ambiente campestre que se respira. Los actores no lo hacen mal: te crees el personaje de la hermana mayor, lo cual era algo difícil en la serie; te ríes con la madre y las dos tontas hermanas pequeñas. Pero el pobre actor que interpreta a Darcy la verdad es que le habían puesto el listón muy alto, y siendo generosa, le doy solo un aprobado. Es bastante soso, y no transmite casi emociones, por muy altivo que Mr. Darcy sea. En cuanto a Keira Knightly, la protagonista indiscutible de la película, no me acaba de convencer. Es verdad que ella carga con casi todo el peso de la peli, y eso es difícil, pero no le veo casi expresión en la cara, solo en determinados momentos. Lo que me gustó mucho es que, a diferencia por ejemplo de Piratas del Caribe, no han intentado “resaltar” todas sus virtudes a través del vestuario y el maquillaje, y eso que esos trajes estilo regencia suelen favorecer mucho a las mujeres. La visten de la forma más sencilla, incluso más que a sus hermanas que son de la misma clase social, quizás para entender que si su personaje destaca no es por su aspecto, sino por su vitalidad e inteligencia.
Por último, en cuanto a adaptación literaria se refiere, se han centrado casi exclusivamente en la relación Darcy-Elizabeth, que sin duda es lo más interesante, y un fallo tremendo al hacerlo, me ha parecido que ha sido el maltrato al personaje de Wickham, personaje imprescindible que tras dos cortas escenas se olvidan de él, para recuperarlo al final. Era un elemento que hacía aumentar la tensión que hay entre los protagonistas, y casi ni nos enteramos de su existencia.
Lo mejor de la película: los paisajes, el primer baile, la señora Bennet, Lydia y Kitty, la timidez de Bingley.
Lo peor: haber visto antes la serie de la BBC.
Para una crítica más favorable, ésta, llamada apropiadamente “Don’t let 1995 version of ‘Pride’ prejudice you: This one’s great”Dos breves críticas de FilmAffinity:
“Wright y la guionista Deborah Moggach han llevado a la pantalla la letra y la esencia de Austen con una alegría desbordante. Los elementos cómicos funcionan en todo momento.” (Javier Ocaña: Diario El País)

—————————————-

“La decepción brilla por su ausencia (…) diseño de producción perfecto (…) reparto excepcional (…) portentoso Matthew Macfadyen como Darcy (…) Puntuación: *** (sobre 5).” (Javier Cortijo: Diario ABC)Página web de la película

.

“Desde el comienzo mismo, casi puedo decir que desde el instante mismo en que lo conocí, sus modales, que consideré propios de una persona arrogante, su vanidad, su desdén egoísta a los sentimientos ajenos, pusieron los cimientos de la desaprobación que los sucesos posteriores han convertido en firme desagrado; y aunque no lo hubiera conocido sino hace un mes, habría pensado que era usted el último hombre del mundo con quien podría casarme.”

.

(Auténtico Mr. Darcy = Colin Firth)